Las cábalas más insólitas de las estrellas del fútbol

ADVERTISEMENT

Las cábalas son un imprescindible en el mundo del fútbol. No todos cuentan cuál es su ritual antes de los partidos, pero la gran mayoría de las estrellas tiene alguno.

El que sale último… ¿juega mejor?

¿Qué será lo que ha convertido a Leo Messi en una de las estrellas del fútbol más destacada de la historia de este deporte? Según se ha reportado en múltiples ocasiones, el crack argentino tiene una cábala que repite siempre: salir el último de la fila cuando el equipo pisa el terreno. ¿Será ese el secreto de su éxito?

El que sale último… ¿juega mejor?

La higiene es lo primero… o no

Higuita fue uno de los porteros colombianos más memorables de todos los tiempos. Con su famosa para de ‘escorpión’ dio la vuelta al mundo, maravillando al público con su habilidad tan atlética y llena de gracia. Pero lo que no muchos saben es que para los acontecimientos más importantes el deportista seguía una cábala: usar los mismos calzoncillos azules. Estamos seguros que los limpiaba entre partido y partido. Una rutina, sin lugar a dudas, de lo más curiosa.

La higiene es lo primero… o no

Una cábala hecha en los cielos

Raymond Domenech es un técnico francés que acumula una larga lista de éxitos a lo largo de su vida profesional. Es muy metódico en cada detalle de su trabajo, y no se puede pasar desapercibido que parte de su trabajo la basa en en la astrología. Por sorprendente que suene, a la hora de elaborar sus alineaciones tenía en cuenta factores como la astrología y el horóscopo. ¡Un personaje único y especial de pies a cabeza!

Una cábala hecha en los cielos

Dos cábalas son mejor que una

Cristiano Ronaldo es una estrella internacional del fútbol que ha repetido su éxito por las mejores ligas del mundo demostrando que su talento se adapta a cualquier nivel. Para transformar su energía en hechos, el portugués repite dos cábalas: la primera es entrar al campo con el pie derecho, besar su crucifijo y luego el balón. La segunda la hace antes del partido: remojar las botas con agua caliente previo al encuentro. Si a él le funciona…

Dos cábalas son mejor que una

Las cábalas en equipo molan más

Todo lo que se haga en equipo, tiene mayores probabilidades del éxito que lo que se hace en solitario, sobre todo en un deporte colectivo. Las cábalas no son una excepción. Y si no que se lo digan a la selección de Francia durante el Mundial 98. Antes de cada encuentro escuchaban el famoso tela de Gloria Gaynor ‘I will survive’ en el vestuario. Todos fueron cómplices, además, del beso de Blanc en la calva de Barthez. ¡Se llevaron la Copa del Mundo!

Las cábalas en equipo molan más

Siempre el mismo pie

Entrar al campo siempre con el mismo pie era una de las cábalas más importantes para Ronaldo, pero no se trataba de cualquier pie, sino que tenía que ser concretamente el derecho. Repitió aquella manía una y otra vez a lo largo de sus años como crack en los que brilló en los mejores equipos del mundo. No sabemos si fue por su curiosa elección sobre la manera adecuada de entrar al terreno de juego, pero Ronaldo es toda una leyenda del fútbol.

Siempre el mismo pie

Las cábalas de un grande

Johan Cruyff tenía algunas excentricidades, y sus cábalas no eran una excepción. Fue jugador y entrenador, y en sus distintas facetas siempre tuvo alguna manía o rutina que repetir en búsqueda de la buena suerte o los resultados exitosos. Mientras entrenaba a la selección se su país, tenía la extraña costumbre de golpear a Gert Bals en el estómago. Eso no era todo, su chicle masticado siempre terminaba en el campo contrario. ¿Locura o genialidad?

Las cábalas de un grande

Un TOC hecho cábala

Algunas cábalas sobrepasan los límites de la cordura y se convierte literalmente en un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) como es el caso de David Beckham. El ex del Real Madrid siempre destacaba por su obsesión por que todo fuera en línea recta o de dos en dos. Esa necesidad incansable de orden era la manía del ahora modelo de múltiples marcas, pero tiene sentido que alguien tan meticuloso tenga tanta capacidad de mejorar en su juego y convertirse en crack.

Un TOC hecho cábala

La cábala fallida de España

Los Mundiales son uno de los momentos más emotivos e intensos para cualquiera de sus participantes. Para ‘La Roja’ Rusia 2018 se presentaba como la ocasión de volver a levantar la copa tras Sudáfrica 2010. Una de las cábalas que repitieron desde aquella Copa del Mundo fue la de llevar 12 debutantes a la máxima competición. Lamentablemente, los resultados no se replicaron y España cayó en cuartos ante Rusia. Francia se llevó el título tras un torneo impecable.

La cábala fallida de España

Relax antes del partido

Existe un ritual muy particular que el astro brasileño repite una y otra vez cuando viaja a un nuevo país para medirse a algún equipo importante en una competición internacional. Puede ser tanto tocar el piano como escuchar música brasileña, pero alguna de las dos tiene que ser seguro. Y es que este es el método que el delantero ha encontrado el más sencillo para relajarse ante el encuentro. Imaginamos que le servirá, pero es un crack entre los cracks.

Relax antes del partido

Las cábalas, también en el baño

No es exclusivo del terreno de juego lo que cada futbolista elige como su cábala de marca personal. El vestuario, por supuesto, también entra dentro de la ecuación, con todo lo que ello supone. Si el baño está adentro, eso es un factor a tener en cuenta. Tal y como lo ha hecho Mario Gomez, que antes de salir a un partido tiene la costumbre de usar única y exclusivamente el urinal situado más a la izquierda de todo.

Las cábalas, también en el baño

Sin cabos sueltos

La Euro 2016 era la oportunidad de España para ganar por tercera vez consecutiva la Copa de Europa. Es por eso que sus jugadores no quisieron desperdiciar la menor oportunidad de que ello ocurriera. Siguiendo la tradición de 2012, Sergio Ramos rapó el pelo de su compañero, Álvaro Morata, en búsqueda de repetir los éxitos del pasado. Lamentablemente, esa vez no pudo ser y fue Portugal quien se llevó el trofeo. Al menos Morata se ahorró el peluquero…

Sin cabos sueltos

Más cábalas que tiempo

Gattuso fue un cúmulo de Cábalas durante la Copa del Mundo de 2006, que se llevó su Selección. Siempre leía a Fyodor Dostoevsky antes de los partidos. Además confesó que “Llevaba cada día el mismo suéter que me puse el primer día. Sudaba a mares y tenía un humor de perros porque no podía quitármelo. Me obsesioné con las supersticiones. Por ejemplo, antes del partido contra la República Checa hice el equipaje para volver a casa”. Valió la pena…

Más cábalas que tiempo

La moda es un símbolo de éxito o fracaso

Chicharito no se queda atrás en lo que a cábalas se refiere. Una de sus últimas ‘locuras’ fue teñirse de rubio para enfrentar un partido importante. Pero no es la única. Durante el Mundial de 2018, Moreno besó su cabeza previo a cada encuentro. Y es que la primera vez que lo hizo, consiguieron un triunfo importante para México, así que ambos siguieron haciéndolo hasta que el país azteca quedó fuera de la competición. No obstante, hicieron un digno papel.

La moda es un símbolo de éxito o fracaso

No todas las cábalas son agradables…

La de Goycochea, al menos, gana el premio a la más desagradable de todas. Y es que el portero tornó en una rutina el orinar al lado de la portería en las tandas de penaltis durante el Mundial 90 con la Selección argentina. Ciertamente, su desempeño como guardameta en aquella ocasión fue de lo más destacados. Finalmente, la ‘Albiceleste’ perdió la final contra Alemania, pero no hay nada que reclamarle a Goycochea. Su papel lo llevó a cabo impecablemente.

No todas las cábalas son agradables…

Adicto a las cábalas

Para supersticiosos y adicto a las cábalas, tenemos a Iker Casillas. Brilló con el Real Madrid, la Selección española e incluso en el fútbol portugués. Tal y como ha informado una fuente cercana al guardameta “Recorta las camisetas, da la vuelta a las medias y antes de empezar el partido, con la pierna izquierda realiza un surco desde la corona del área hasta la línea de gol. Además, siempre que su equipo marca, se dirige a su portería, da un saltito y toca el larguero con la mano izquierda”.

Adicto a las cábalas

La casi cábala de Ramos

No sabemos si lo que hace Sergio Ramos tras cada partido del Madrid entra en la categoría de ‘cábalas’. No obstante, es algo que siempre repite al término de un encuentro, por lo cual al menos sí se puede denominar como rutina. El capitán merengue siempre es el último en abandonar el vestuario, y es que según él, en calidad de capitán es casi una obligación. Es su momento para estirar y asegurarse que todo está en orden.

La casi cábala de Ramos

Cuando la superstición te juega en contra

Eso le ocurrió a Pelé, quien tras un partido regaló su camiseta a un desconocido y luego se pasó una temporada si poder colar el balón en la portería. Dada la situación, le pidió a uno de sus asistentes que recuperara la casaca, algo que fue imposible. En su lugar le dieron una imitación y le dijeron que lo habían conseguido. Sirvió para que el futbolista volviera a hallarse a sí mismo y marcar nuevos goles.

Cuando la superstición te juega en contra

Existen las cábalas, pero no la magia…

Maradona fue uno de los mejores futbolistas de la historia, pero su carrera como entrenador no siguió el mismo camino que como jugador. En 2010 tuvo la oportunidad de entrenar a la selección de su país, y su obsesión por llevarla a lo más alto lo llevó a usar la camiseta albiceleste en el primer tiempo, mientras que en el segundo se ponía un terno gris. Todos sabemos como acabó la historia. Argentina quedó fuera y España se llevó el título.

Existen las cábalas, pero no la magia…

Una cábala mortal

La realidad supera definitivamente la ficción, y quien opine lo contrario debería conocer la historia de la Selección de Zimbabwe. Tal y como se reportó en el 2008, el entrenador llevó a su equipo a bañarse al río Zambezi como forma de purificación y ‘alejar los malos espíritus’. No se percataron que en las aguas había hipopótamos y cocodrilos hasta que fue muy tarde. De los 16 jugadores, regresaron 15. Uno de ellos se ahogó o se lo comieron…

Una cábala mortal

La fórmula del éxito

Vardy desafió toda lógica, estadística o cuento de hadas cuando se llevó el título de la Premier con el Leicester batiendo récords hasta entonces impensables. Pero quien le pregunte a él a que achaca aquel éxito sin precedentes se sorprenderá con su respuesta. “Beber media botella de una bebida energética con porto la noche anterior a los partidos, además de agregar tres latas de Red Bull y una café doble expreso horas antes del saque inicial”, dijo el jugador.

La fórmula del éxito
ADVERTISEMENT