La razón por la que no hubo víctimas mortales en el accidente de Durango

ADVERTISEMENT

Vuelo 2431 Durango-Ciudad de México

El avión de la compañía Aeroméxico se dispuso a despegar en condiciones adversas para recorrer el camino desde Durango hasta Ciudad de México. Pero la nave nunca llegó a destino porque se estrelló poco después de elevarse. Las víctimas podrían haber sido innumerables, si no hubiera sido por un auténtico milagro

El primer accidente de Aeroméxico Connect

Aeroméxico Connect es una compañía aérea creada hace 30 años que, hasta el reciente accidente, contaba con un historial bastante positivo en términos de seguridad. Desde su nacimiento, solo ha tenido dos percances menores: un aterrizaje de emergencia por una avería en 2001 y una salida de pista en 2010 después de que una rueda tocara por fuera del asfalto y una de sus alas tocara el suelo. Ambos casos fueron catalogados como percances menores ya que no hubo heridos. Pero todo cambió el pasado 31 de julio…

Saltan todas las alarmas

Todas las alarmas saltaron en México cuando el 31 de julio se conoció la noticia de que un avión con 103 personas a bordo se había estrellado. La sorpresa fue enorme al conocerse que todos ellos habían sobrevivido. Y es que las imágenes dejan a la vista lo aparatoso del accidente. La nave quedó partida a la mitad y quemada a partes como consecuencia de las pequeñas explosiones que tuvieron lugar. ¿Pero qué fue exactamente lo que pasó?

Condiciones adversas

Eran las 15:37 del 31 de julio de 2018 cuando el avión despegó destino a la Ciudad de México. La nave, con 10 años de antigüedad, si dispuso a iniciar el vuelo mientras una leve tormenta cubría de granizo la zona. Tan solo unos metros por encima del suelo estaba la nave cuando, para sorpresa de todos, volvió a caer de panza sobre el suelo después de que una ráfaga de viento lo desestabilizara justo donde la pista termina. Si esto no suena la suficientemente aterrador, desde dentro fue mucho peor

 

Un avión partido y fuego

Al caer la aeronave, ésta quedo partida a la mitad. La tripulación ordenó a todos a bordo que salieran lo más rápido posible indicando las salidas de emergencia, aunque muchos aprovecharon el hueco que se formó en el fuselaje para apresurar la marcha. Entonces, un olor a quemado comenzó a sentirse, y eso nunca es un buen indicio. En torno a los 3 minutos posteriores, una explosión en las turbinas desencadenó el caos, más aún del que había, y la gente comenzó a correr sin saber qué estaba pasando. Poco más tarde se enterarían…

La reacción de los pasajeros

Como es evidente, los gritos, llantos y desesperación no se hicieron esperar. La gente, en estado de shock, comenzó a correr en todas direcciones con el pánico intacto en sus cuerpos e intentando por encima de todo encontrar a sus seres queridos y ponerse a salvo lo más rápido posible. El hecho de que no haya habido víctimas mortales no significa que no haya habido heridos, pues los hubo y algunos de gravedad. El último ‘mantenimiento’ importante de la nave había sido en febrero de este año.

Antecedentes

La nave utilizada para este trayecto fue un avión Embraer 190 con capacidad para 100 pasajeros. Este modelo es considerado como uno de los más seguros en las flotas internacionales. Oficialmente existen registros únicamente de dos incidentes con este tipo de aparato. En cuanto a la historia de accidentes aéreos en México, el peor fue el vuelo 940 el 31 de marzo de 1986, en el que 166 personas, todas las que iban a bordo, murieron, convirtiéndolo en el peor accidente aéreo a nivel mundial de un Boeing 727.

Los supervivientes

En apenas 10 minutos, los servicios de emergencia entre los que se incluye médicos, paramédicos, ambulancias y bomberos, llegaron al lugar del accidente para asistir a los supervivientes. Algunos de ellos presentaban casos más graves que los otros, pero sin lugar a dudas todos necesitaban asistencia, porque incluso el que no se llevó ni un rasguño, sí se llevó un ‘susto de muerte’. Las declaraciones, testimonios e historias de varios de ellos se hicieron presentes en los medios en los últimos días. Algunas son escalofriantes…

Un español se convierte en héroe

Uno de ellos es el español José Manuel Pulgar Hidalgo, que en sus propias palabras: “Tras el golpe y a pesar de que llevábamos el cinturón, la sensación era como estar en un coche dando vueltas de campana. Todos dando tumbos como muñecos hasta que el aparato se paró. En ese momento había mucho caos: gente atrapada en los asientos por cinturones que no se abrían mientras crecía el fuego en la parte de atrás del avión”. Pero un acto heroico lo destacó…

El asturiano que salvó vidas

Fue su rápida capacidad de reacción lo que probablemente salvara varias vidas en aquellos momentos de auténtica locura. Una vez pudo salir del avión, junto a un chico mexicano cuyo nombre no ha trascendido escucharon gritos provenientes del interior de la nave. Con el fuego creciendo, se apresuró a ayudar a salir a varios heridos, pero a uno en particular que no podía hacerlo por propio pie porque tenía ambas piernas rotas y estaba atrapado: el piloto.

Más testimonios

María, aún convaleciente por sus heridas, declaró desde el hospital que: “Apenas se estaba elevando y bajó. Dio muchos golpes y todos empezamos a salir. Fue muy rápido”. Además, confesó que creyó que no saldría con vida. María, que viajaba junto a su madre y sus hijos de 2, 10, 12 y 15 años, se siente afortunada de que todos estén a salvo y sin quemaduras. Por sobre todas las cosas dijo “sentirse agradecida porque está viva y tiene una segunda oportunidad, Gracias a Dios”.

El que no tiene miedo de volver a volar

Como en todas las historias, está el valiente que no teme enfrentarse al miedo como es el caso de Alberto Herrera. Al día siguiente del accidente tomó otro avión para que lo llevara a casa. Frente a las cámaras contó que él ocupaba el asiento 20 D, mirando directamente en la ventana. La nave rebotó hasta tres veces contra el suelo antes de detenerse. Admitió que al ver las llamas creyó que iba a morir, pero cuando el avión se detuvo y comprobó que estaba sano se apresuró a salir.

En palabras del sacerdote Ezequiel Sánchez

Uno de los supervivientes del accidente fue el sacerdote Ezequiel Sánchez. Sobre el momento del despegue dijo: “Cuando empezamos a oír los motores con esta lluvia y granizo cayendo, yo digo, pues entonces tiene mucha confianza en este equipo, entonces, me cayó raro que nos fuimos, pero, repito, no me asusto en el sentido, dije, espero en Dios que el piloto sepa lo que está haciendo”. Asegura además que le rezó al Señor en el momento del choque, y sus plegarias fueron oídas.

Sobrevivieron todos, pero no de la misma manera

Dentro de la nave había 103 personas: 99 pasajeros de los cuales 88 eran adultos, 9 menores de edad y 2 bebés; y 4 tripulantes de los cuales 2 eran pilotos y 2 sobrecargos. Y si bien sabemos que todos sobrevivieron a la tragedia, no todos lo hicieron en la misma condiciones, pues sí que hubo heridos. Varias personas sufrieron lesiones y magulladoras menores. No obstante, hubo dos heridos de gravedad: una niña que sufrió quemaduras en el 25% de su cuerpo y el piloto, que fue operado de urgencia.

Pudo haber sido mucho peor

La imagen del avión tras el accidente deja en evidencia la violencia del mismo y lo que todos pensamos: “Pudo haber sido mucho peor”. Y esa es la verdad, pues fue un milagro que no hubiera víctimas mortales tras los fuertes golpes que se vivieron desde dentro de la aeronave tras chocas en repetidas veces contra el suelo y sufrir una explosión. Pero no es casualidad que las cosas se hayan sucedido de esta manera. Información reciente deja en evidencia por qué no hubo muertos…

Fue gracias a ellos

Cuatro personas evitaron que la tragedia inminente se convirtiera un una auténtica catástrofe para la historia de la aviación en México. Ellos son los 4 tripulantes de la aeronave, con mención especial al copiloto, Daniel Dardon, y el piloto, Carlos Galván Mayran, quien resultó gravemente herido. ¿Pero qué fue exactamente lo que hicieron estos héroes para garantizar el bienestar de los pasajeros a bordos de vuelo 2431? Te lo contamos con todo lujo de detalles a continuación…

Brenda Zavala – azafata

El inestimable trabajo de las azafatas en momentos de desesperación no se puede pasar desapercibido: Brenda Zavala Gómez, junto a su compañera Samantha Hernández Huerta garantizaron que la evacuación de la nave se realizara con la mayor rapidez posible guiando en todo momento a los pasajeros desorientados tras el terrible episodio que acababan de presenciar. Mantener la calma en momentos complicados es algo que muy pocos consiguen con éxito, y no cabe duda que esta tripulante sacó la nota más alta en esta tarea.

Samantha Hernández Huerta – azafata

Fueron las dos azafatas las que se ocuparon del arduo trabajo que supone movilizar a un grupo de gente asustada, perdida y preocupada por sus familiares, hacia el exterior. Pero no solo lo hicieron ambas con gran eficacia, sino que además se complementaron a la perfección para que solo dos profesionales lo consiguieran teniendo en cuenta que los pasajes eran 99 personas. Y si bien fueron de gran ayuda, aún te queda por conocer lo que hicieron el piloto y copiloto…

Daniel Dardón Chávez – copiloto

La pericia de Daniel Dardón Chávez como copiloto fue importante en el desenlace de esta tragedia que pudo haber sido mucho más grave. El hecho de que no se hayan lamentado vidas humanas evidencia que el trabajo del asistente del piloto cumplió ampliamente con las expectativas. Sin su asistencia no habría sido posible que el ‘aterrizaje’ no se llevara vidas por delante, y es que siguieron todas las normas a la perfección y actuaron con suma precaución y velocidad ante los incidentes.

Carlos Galván Mayran – piloto

Carlos Galván Mayran se convirtió en el nuevo héroe de Mexico. Según fuentes oficiales: “El avión iba despegando y hubo una condición en donde el piloto decidió quedarse en la pista. Hay una diversidad de posibilidades que pueden generar el aborto de despegue como una falla de motor, un viento arrochado o la falla de otro sistema como el hidráulico o eléctrico. Los pilotos hicieron todo lo que estaba en sus adiestramientos para efectuar una maniobra de este tipo con la mayor seguridad posible”.

Estado actual del piloto

El estado de salud del piloto mantiene en vilo a México y todo el mundo desde que se supiera que era uno de los heridos graves del accidente. Según ha dado a conocer la Secretaría de Salud de Durango: “Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por una lesión cervical, por lo que se le fijó la columna para evitar un daño mayor”. Aunque aún delicado, el piloto se encuentra estable y esta reaccionando adecuadamente a la rehabilitación.

Reconocimiento público

La fuerza, heroicidad y valentía de la tripulación del vuelo AM-2431 no pasó desapercibido para el mundo, sobre todo en lo que se trata de viralizar contenido en redes sociales. La alegría invadió México al saber que no había habido víctimas mortales, por lo cual las muestras de admiración a sus héroes no han dejado de sucederse en Internet desde el día 31 de julio. Famosos reconocidos y populares como Ana Brenda, Laisha Wilkins y Cesar Salazar Solis han hecho su particular reconocimiento en Twitter.

El accidente milagro

A nivel mundial, así como local, este accidente se ha convertido popularmente en “el accidente más milagroso”. Y es que el desenlace del mismo ha dejado sorprendidos hasta a los mayores expertos dentro de la aviación. La mayoría de heridos recibieron el alta en cuestión de horas y las lesiones fueron en su gran mayoría inofensivas. El aeropuerto de Durango, que estuvo unos días cerrados tras el choque, volvió a abrir sus puertas para dar lugar a las pertinentes investigaciones. Pero eso no es todo…

El milagro no solo es suerte

El milagro tiene una parte de suerte y otra de trabajo duro. Por un lado, la tripulación cumplió con su deber. Además, los pasajeros siguieron las instrucciones y evacuaron la nave rápidamente, y es que si lo hubieran hecho con lentitud el fuego de habría cobrado víctimas. Por último, el fuselaje se mantuvo en condiciones lo suficientemente buenas para que la evacuación se pudiera realizar adecuadamente. Y es que el avión estaba en buen estado tras haber superado una revisión exhaustiva a principio de año.

Investigación

La investigación del accidente ya se encuentra en pleno proceso y es probable que dure, al menos, unos meses. No obstante, todo indica que fue causado por una combinación de condiciones adversas causadas por mal clima. No obstante, sí que se descartaron ciertas versiones sobre lo que pudo haber causado el accidente, como es el fallo de los motores. Hasta que la investigación no concluya, seguirá habiendo muchas especulaciones. La primera polémica en torno a este tema ya surgió…

La primera demanda

La primera demanda legal por parte de un pasajero ya ha tenido lugar, pese a lo reciente del accidente. Se trata de Néstor Martínez, quien alega que la compañía aérea fue negligente al dar el visto bueno al vuelvo 2431 para despegar teniendo en cuenta las condiciones ambientales. La combinación de viento, lluvia y granizo no es motivo para no despegar pero el demandante alega que en caso de hacerlo es importante hacerlo de la manera apropiada. Como compensación pide una suma no especificada.

ADVERTISEMENT