El drama de los inmigrantes que cruzan la frontera en imágenes

ADVERTISEMENT

Amexica

El drama de los inmigrantes mexicanos que intentan traspasar la frontera a Estados Unidos en busca de una vida mejor no es algo nuevo. Hace años que esta historia se repite, y siempre son los mismos los que sufren. ¿Cómo se vive desde dentro esta situación? Esta zona, que delimita México y Estados Unidos, recibe el nombre de ‘Amexica’. Por si todavía no te has dado cuenta, Estados Unidos está a la izquierda y México a la derecha. Encuentra la 7 diferencias…

La vida en riesgo

Son muchos los que lo intentan, y son muchos los que se quedan en el camino. Por gráfica que parezca la foto en cuestión, ésta representa una dura verdad: muchos mueren en el intento. Y es que cruzar el desierto conlleva peligros muy distintos. Uno de ellos es verse en medio de mafias que cobran a la gente por emprender este camino sin ninguna garantía de éxito o siquiera supervivencia. Y tristemente, hay quienes quedan en tierra de nadie con solo una cruz y una piedra.

Los peligros son múltiples

Los mexicanos, no obstante, no son los únicos que se arriesgan en su intento por llegar y establecerse en los Estados Unidos. Los hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y otros latinoamericanos también lo hacen, y uno de los métodos más populares es en tren, con el objetivo de evitar los agentes fronterizos. Pero no se trata de un tren en el que viajan cómodamente sentados, sino que lo hacen subidos con todos los riesgos que ello conlleva. En este caso, intentaban cruzar por Querétaro.

La policía fronteriza

Esquivar a la policía fronteriza es uno de los grandes retos de los inmigrantes que eligen este método para intentar llegar al país vecino. Y es que si un muro no era suficiente, también hay cientos de efectivos a cargo de evitar que la inmigración ilegal se produzca. El presupuesto para este deber aparentemente no escasea y se invierte para que cada vez sea más eficiente. ¿Qué es lo que ocurre cuando la policía te descubre en pleno acto?

Asesinada por la policía

El caso de Claudia Gómez, una indígena guatemalteca de 19 años, fue noticia este año tras ser asesinada de un disparo por la policía fronteriza de Estados Unidos cuando intentaba escabullirse en el país vecino junto a un grupo de inmigrantes en la localidad de Rio Bravo, Texas. Según el oficial, al notar ‘actividad criminal’ advirtió a los sospechosos que se tiraran al piso, y en su lugar huyeron y lo atacaron. Tras una ronda de disparos, todos huyeron. Excepto por Claudia, que lamentablemente cayó muerta.

Pero no todos los casos son iguales

No todos los casos que involucren a patrullas fronterizas son negativos. Según los datos registrados, la Patrulla Fronteriza se hace cargo cada año de múltiples casos de inmigrantes necesitados de ayuda, sobre todo cuando pasan demasiado tiempo cruzando el desierto de Arizona, lo que en ocasiones los deja muy debilitados y con una salud frágil. Dicho en otras palabras, muchas veces estos oficiales son los que salvan la vida de gente en apuros que realmente necesita ayuda, como muestra esta foto.

No viajan solos

Y es que no debemos pasar por alto que, si bien esta travesía constituye todo un reto para un adulto en forma, muchas veces hay niños de por medio. La carga se torna mucho más pesada no solo a nivel físico, también a nivel emocional, porque ningún padre quiere poner en riesgo a sus criaturas. Pero el mundo no es perfecto, evidentemente, y la vida no siempre es justa, obligando a algunos a ponerse en situaciones que siempre intentaron evitar.

La odisea no termina

Tras tanto esfuerzo y sufrimiento, el drama no esta ni un poco cerca de terminar. El último episodio polémico en Estados Unidos se dio después de que los migrantes fueran recibidos en jaulas, como si de animales se trataran. Una decisión política muy criticada del gobierno de Donald Trump, que puso a las personas en un gigante y oscuro almacén divididas por celdas en forma de jaulas. Pero esa no fue la única orden cuestionada por todo el mundo. Todavía hay algo peor

Niños separados de sus padres

El drama alcanzó nuevos niveles cuando se supo que los niños estaban siendo separados de sus padres en jaulas diferentes. Los niños pequeños, con sus rostros bañados en lágrimas, fueron las imágenes más fuertes y dolorosas en tocar el alma de las personas que empatizan con la odisea de los inmigrantes ilegales. Y es que ningún niño, legal o ilegal, tendría que sufrir en carne propia la falta de humanidad de un gobierno que ignora los principios básicos de humanidad.

La creatividad florece

En los momentos más necesitados de imaginación es cuando la creatividad de las personas florece. Y no creerás las locas ideas que algunos han tenido para conseguir cruzar la frontera con éxito. Esta foto corresponde al año 2012, cuando dos personas intentaron este método para llegar de México a Estados Unidos. Sin embargo, en la parte más alta de la rampa quedaron atorados y la Patrulla Fronteriza los descubrió. Finalmente, los dos hombres se vieron obligados a huir de regreso a México dejando la rampa y el jeep allí.

Cualquier sitio se convierte en refugio

Otro de los métodos que algunos intentan es refugiarse cerca de la frontera, a la espera del momento perfecto para cruzarla. Y cualquier sitio se vuelve una buena opción para hacerlo, incluso si eso requiere estar literalmente metido dentro de la tierra. Cuanto menos hay que admitir que hace falta originalidad para conseguirlo, como el hombre de la foto. Y este tipo de refugio improvisado no es el único en su especie. A lo largo de la frontera existen cientos de ellos.

Los túneles no escasean

Los túneles están distribuidos por todas partes y por su aspecto es fácil intuir que no debe ser el lugar más acogedor para pasar el rato. Además, el rato que se pasa allí no es el más feliz tampoco, pues el nivel de ansiedad que se experimenta en esas condiciones es considerable. Y con todo el dinero que invierten los que intentan cruzar, y todo el riesgo que asumen, todavía hay un gran número de víctimas que solo pueden ser conmemoradas con arte.

El arte como crítica social

A lo largo del muro, se conmemora con forma de ataúd y un color llamativo las víctimas mortales que cada año cayeron a manos de las duras condiciones y el riesgo que asumen los que deciden cruzar la frontera. Cifras que nos ponen los pelos de punta y nos hacen cuestionarnos qué estamos haciendo mal y, sobre todo, por qué lo seguimos haciendo. Y es que una cosa queda clara: si la gente aún sigue eligiendo esta opción, es porque las demás son peores.

La espera no termina

Porque a pesar de los riesgos, el sufrimiento, los costes y todo el sacrificio que cruzar la frontera implica, todavía hay muchos que siguen eligiendo este camino. Cerca de la frontera, atentos siempre a encontrar el mejor momento, pero sabiendo que el peligro es inminente y que hay mucho que perder. Pasando miedo, calor, frío, dolor, cansancio, desesperación y una innumerable lista de emociones que cada uno vive diferente. Y es que un gran muro supone para muchos la esperanza de que al otro lado haya algo mejor.

Hollywood no es ajeno a este sufrimiento

Este drama ha sido representado en numerosas ocasiones en la gran pantalla con estrellas como Eva Longoria y Gael García Bernal, entre muchos otros. Y es que la tragedia da mucho con lo que trabajar e indudablemente esta es una de las grandes tragedias que los mexicanos, junto a otros latinoamericanos, conocen de primera mano. Pero por dura que parezca esta realidad en la que vivimos, hay muchas otras cosas que ignoramos y que nos dan pequeñas muestras de esperanza

Los artistas muestran su apoyo

En este caso, la idea original fue del artista JR que como medio de protesta contra la decisión de Trump de derogar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, instaló una pancarta de un niño mexicano al que había fotografiado. La imagen se viralizó con la velocidad de un rayo, y sobre su significado dijo el artista: “el niño podría estar mirando por la frontera preocupado de que si las cosas se ponen más locas en el otro lado, la gente cruzará masivamente la frontera en su dirección”.

Los homenajes no se detienen

Y los homenajes nunca se detienen. Porque si no es suficiente con las cifras, entonces se personaliza con los nombres de los que sufrieron el drama del inmigrante. Una de las lecciones más importantes que existen es aprender de lo que no hay que repetir ni volver a permitir en el futuro. Pero también hay que aprender sobre lo que sí vale la pena hacer, reproducir o compartir. Y te sorprenderá la cantidad de eventos positivos que rodean esta muro tan cuestionado…

Un drama que viene de lejos

El problema de los inmigrantes mexicanos cruzando la frontera hacia el norte no es algo nuevo. La historia se remonta a varias décadas, durante las cuales nada ha cambiado realmente. Los mexicanos, algunos en su desesperación, intentan encontrar un lugar en Estados Unidos sacrificando mucho en el camino. Estar lejos de su familia, empezar de nuevo en un lugar del que no conocen el idioma, sobrevivir haciendo malabares con el dinero.. Esto son solo algunos de los dilemas a los que se enfrentan.

No se trata de un capricho

Son muchos los mexicanos que se ven en situación de emigrar al norte, y no se trata de una casualidad. ¿Cuáles son los motivos que tienen? Son varios y los iremos nombrando, empezando con la inseguridad. Los índices de criminalidad hablan por sí solos, las víctimas que a diario lo sufren son innumerables. Vivir rodeado de miedo no es forma de vivir. Muchos dirán que están acostumbrados, pero lo cierto es que por muy habituados que estén, no se puede ignorar que resulta exhaustivo.

Las mujeres: las víctimas más vulnerables

Si hablamos solamente de violencia contra las mujeres, las cifras se incrementan de forma alarmante. Ser mujer en México significa tener que cuidarse con el doble de empeño que lo hace un hombre y estar siempre en un estado de indefensión continuo. Según ONU Mujeres, ocurren en torno a los 7.5 feminicidios diarios. Si no eres mujer, seguro tienes una madre, hermana o hija por la que te preocupas cada mañana cuando sale por la puerta. ¡Esto tiene que parar!

El narcotráfico

La ola de violencia se ve fuertemente alterada en zonas donde el narcotráfico impone sus reglas. Durante los últimos años hemos visto cuerpos colgando de los puentes, o apilados sobre la carretera como un aterrador mensaje a todos aquellos que no están dispuestos a seguir las normas de estos criminales. Las películas lo reproducen con mucha crudeza, y lo peor de todo es que probablemente se queden cortos porque la realidad es mucho peor. Y si estas razones no te parecen suficientes, aún hay más…

¿Dónde están los desaparecidos?

México registra uno de los índices más altos de personas desaparecidas del continente americano. Se estima que más de 30 mil personas han sufrido una desaparición forzosa cuya explicación, como hemos visto, se puede deber a varias razones. Los familiares tienen que encontrar las formas de pedir respuestas al gobierno. Tal y como se ve en la foto, en aquella ocasión situaron varios pares de zapatillas representando a aquellos que no están y de los que nunca más se supo. ¿Dónde están los desaparecidos?

No nos olvidemos de la pobreza

Huir de la pobreza es uno de los más importantes motivos de los mexicanos para asumir el enorme riesgo y sacrificio que supone el exilio. En el país azteca, el número de personas pobres supera nada más y nada menos que …¡los 50 millones! Una cifra desalmada que en papel apenas sorprende, pero que en la realidad supone el sufrimiento diario de millones de familias. Y si estos motivos no te han tocado el corazón, espera a conocer el drama del inmigrantes. Esto recién empieza…

Se van porque tienen sueños

Nadie emprende este duro camino por capricho. Esta gente tiene sueños e ilusiones, pero a veces necesitan un entorno más propicio para conseguirlo. Muchos se ven obligados a cruzar la frontera ilegalmente. Y aunque la palabra ilegal suene a crimen… ¿realmente crees que están faltando a la ley? Las condiciones son tremendamente adversas, el riesgo es incalculable, el miedo es sobrecogedor. ¿A qué se enfrentan estos inmigrantes cada vez que intentan cruzar la frontera al norte del país de camino a Estados Unidos?

Juntos de nuevo

Uno de los eventos más emotivos que hemos podido ver en fotografías fue cuando la frontera se abrió por unas horas para que los familiares separados por el muro pudieran reunirse, abrazarse y besarse para intentar compensar en la medida de lo posible todo el tiempo que habían estado separados. Porque a los dos lados hay corazones rotos, que tienen sentimientos y que extrañan a sus seres queridos. Pero siempre existe la posibilidad de volver a unir esos corazón, y este es el ejemplo perfecto de que ocurre.

Partido a los lados del muro

Qué mejor forma de darle uso al muro que para fraternizar con los vecinos. Eso fue lo que pensaron los protagonistas de esta imagen, cada uno a su lado disfrutando de una forma sana y amigable de compartir un buen momento. Porque siempre se puede encontrar una mejor manera de vivir y, sobre todo, convivir. Este deporte que los protagonistas en la foto practican lo denominan “Wallyball” haciendo referencia al muro (wall en inglés) como red y las reglas del volleyball.

Un picnic muy especial

En esta ocasión especial, se realizó un picnic en Baja California a los dos lados de la frontera a modo de compartir con los vecinos y familiares un momento especial. La imagen tomada desde el cielo es impactante, no solo por las dimensiones de la misma y la visión panorámica, sino por lo que ello representa. La hermandad entre partes junto al deseo de gente separa por un muro que quiere estar unida. Sin lugar a dudas, da que pensar.

La felicidad

Lo que más importa, al fin y al cabo, es poder estar rodeado de los seres queridos. De uno u otro lado del muro, el amor es el mismo. Vale la pena seguir adelante pese a las dificultades, porque al final del túnel siempre hay una luz y el amor mueve montañas. Y el cambio es algo que se logra de a poco, pero con el esfuerzo de muchos. Que el drama de los inmigrantes se resuelva es responsabilidad de todos, para que ninguna familia vuelva a estar separada.

ADVERTISEMENT