40 carteles graciosos que te sacarán una sonrisa


De vez en cuando la vida nos premia con carteles graciosos que nos sacan una buena carcajada. En este post te traemos una compilación de 40 letreros divertidos que no te puedes perder.

Las letras pequeñas

La persona que hizo este letrero tenía algo más que decir que lo que está a simple vista. Los caballos eran su principal preocupación, pero también quería decirle al mundo que le gusta la mortadela. Al igual que en los contratos, en esta clase de carteles graciosos es importante prestarle atención a las letras pequeñas. Uno nunca sabe la clase de maravillas que pueden guardar.

Las letras pequeñas

Una argumentación sólida

Las pizarras de los bares siempre son también un lugar muy adecuado para la vena artística y la creatividad de los dueños. En este local han dado un paso más allá y han tirado de un razonamiento casi filosófico. Tirando de humor y de una lógica aplastante, el dueño de este establecimiento hace una petición honesta a sus clientes: si tú comes yo también puedo comer. Ante argumentos así y un buen producto, ¿quién podría resistirse?

Una argumentación sólida

Darse a conocer

Hay mucha gente que pasa años estudiando publicidad para entender cómo funciona el posicionamiento social, la imagen personal y la divulgación de contenidos para alcanzar al máximo número de personas. Pero nadie es capaz de igualar este simple cartel, que nos atrae con el gancho comercial a modo de pregunta, y concluye alegrándonos el día con una simple sonrisa. Esto sí que es publicidad llamativa.

Darse a conocer

¡Te han pillado!

¿A quién no le ha pasado? Decir que solo vas a tomar una cerveza, liarte un poco y al día siguiente no tener muchas ganas de ir a trabajar. Los dueños de sus negocios siempre tienen la opción de echar la persiana. Pero aquí hubo un amigo que, probablemente, al ver esta estampa, decidió poner cartas en el asunto. Saldría la noche anterior con el dueño, lo engañaría y aprovecharía la situación para alertar a todo el vecindario al día siguiente. ¡Genio!

¡Te han pillado!

Que ofertón

Este bar ha usado la estrategia de los carteles graciosos para colocar una de las ofertas más inútiles y divertidas que hemos visto hasta ahora. Obviamente sería mucho mejor que le sumarán algo a esa oferta, como otra bebida gratis, o quizás algo para comer. Pero por lo pronto, la forma en la que presentaron este anuncio es ideal para hacer reír o molestar a sus clientes.

Que ofertón

Ante todo, gratitud

Un cartel llamativo, que nos atrapa con su energética llamada de atención hacia los lectores. ¿Y que nos encontramos a continuación? Un muchacho simpático, que nos agradece haberle prestado la atención que precisaba. Muchas veces nos encontramos con carteles invasivos que nos hacen la vida más complicada. Pero pocas veces nos encontramos uno tan amable. ¡Encantados de prestarle atención!

Ante todo, gratitud

Un error de direcciones

La persona que hizo este letrero tiene un serio problema con las direcciones y con el nombre de las cosas. El creador del cartel solo quiso decir que bajarán la palanca del baño antes de salir. Pero en el proceso se confundió solo un poquito. Pidió a las personas que bajaran la perilla (refiriéndose a la palanca del baño) hacia arriba, cosa que es imposible. Por suerte una persona cuerda llegó a corregir el error de redacción.

Un error de direcciones

¿Podrías darme más información?

¡Caramba! Ahora sí que puedo hacer planes para ir a ese lugar. Con un horario tan específico como este, los clientes tendrán que acampar afuera del local para ver a qué hora les da la gana de abrir. Este es uno de esos carteles graciosos que juega con la imaginación del lector. En lugar de decir los datos exactos del horario del local, deja muy confundidas a las personas que lo leen.

¿Podrías darme más información?

Viva el ecologismo

Hay maneras y maneras de motivar. Dicen que el fin justifica los medios y en principio es muy loable la intención de este cartel: debes reciclar para que podamos dejar un planeta habitable a nuestros hijos. En este caso, para concienciar también tiraron de un poco de crueldad, pero ¡qué más da! El mensaje se capta igual y tal vez eso sea lo más importante de todo: ¡recicla, no lo olvides!

Viva el ecologismo

Que viene y va…

La de noches que nos habrán amenizado la situación el poder haber podido cenarnos un buen kebab. Es algo esencial en esta vida que todo el mundo debería probar alguna vez sin dejarlo ir. Para los que pasan, los que vuelven y los que se van es este establecimiento. El dueño atinó de verdad a la hora de ponerle nombre y simbolizar a la perfección el carácter pasajero y el disfrute de la comida turca.

Que viene y va…

La advertencia

Parece que el perro de esta casa es familia directa del chupacabras, o esta familia solo quiere tomarnos el pelo. En el cartel se especifica que el perro se transforma casi como si se tratara de un hombre lobo. Por otro lado, la foto que colocaron del cachorro, parece de cualquier otro animal menos de un perro. Puede que esta familia haya tenido por años un pequeño chupacabras sin darse cuenta.

La advertencia

Venganza de San Valentín

San Valentín es un día para demostrarles amor a las personas que más queremos. Pero esta chica decidió darle un giro inesperado y usar carteles graciosos para vengarse de su exnovio. Seguramente el chico no vio venir el anuncio gigante en la mitad de su calle proclamándole de todo menos amor. Esperemos que haya podido superar pronto esta mala racha que le llegó en pleno día de los enamorados.

Venganza de San Valentín

Venganza de San Valentín (PARTE 2)

Si pensabas que el caso anterior había sido impactante, espera a que veas este. La pobre Sandra tuvo que haberse llevado una gran sorpresa cuando salió a la calle el día de San Valentín. No sabemos con certeza si estos carteles graciosos fueron idea de algún ex novio, o ex pretendiente. Lo cierto es que el exceso de información al dejó muy mal parada ante los ojos de todos los vecinos y hasta de sus familiares. ¡Pobre chica!

Venganza de San Valentín (PARTE 2)

Pues, ni modo que esté caliente

A veces pecamos por resaltar las cosas que son obvias, y eso es exactamente lo que hacen estos carteles graciosos. El texto dice “TENEMOS HIELO FRÍO”, como si hubiese manera de vender hielo caliente. Esta es la clase de carteles graciosos que hay que enmarcar y exhibir en un museo de afirmaciones tontas. Porque no hay manera que la persona que escribió esto sea muy lista.

Pues, ni modo que esté caliente

Una buena estrategia de mercadeo

Este restaurante llevó su estrategia de mercadeo al siguiente nivel, y la enfocó en la seguridad de sus consumidores. Claro, si pesas más, eres más difícil de cargar, así que comer tarta con café es la mejor medida antisecuestro. ¡A comer se ha dicho! Lo bueno de este tipo de carteles graciosos es que nos invitan a mantenernos a salvo. Además, hacen que disfrutemos de los pequeños placeres de la vida, como una tarta y un buen café.

Una buena estrategia de mercadeo

¿Y la higiene?

No sabemos aún como clasificar estos anuncios, si como carteles graciosos o como anuncios asquerosos. Lo cierto es que no está nada bien dejar una goma de mascar pegada en un muro, para después regresar por ella y seguirla masticando. De cualquier manera, este letrero entró a esta lista por escaparse de lo convencional y ser bastante único y original.

¿Y la higiene?

Un pueblo completo

Este anuncio intenta concientizar a los conductores, para que tengan más cuidado mientras manejan. Hasta este punto, todo iba bien. La cosa se puso graciosa cuando la persona que escribe el anuncio coloca “No nos sobra ningún habitante”. No queremos imaginar lo que hacen en este pueblo con los habitantes que les sobren. Por lo pronto esperemos que todo se quede en carteles graciosos para hacer reír a los transeúntes.

Un pueblo completo

Una buena petición

Todos estamos de acuerdo en que la higiene es una tarea de todos. Sin embargo, llegar a tu edificio y encontrarte en el ascensor un anuncio así, debe ser la cosa más bizarra del mundo. En estos casos los carteles graciosos sirven como un medio para llamar la atención del culpable. Seguramente el vecino que tuvo que limpiar se lamentó de no haberlo hecho antes de que colocaran esa nota.

Una buena petición

Creo que el padre es celoso

Dicen que no hay nada más fuerte que el amor de un padre hacia sus hijos. La verdad es que esta imagen lo demuestra bastante bien. Al parecer, el padre que conduce este automóvil está preocupado por los pretendientes que pueda tener su hija. Por supuesto, él les advierte a todos los chicos a través de este cartel gracioso que en efecto, su hija es guapa. Pero que él también está altamente entrenado para defenderla.

Creo que el padre es celoso

Jamás lo habríamos pensado

Este es uno de esos carteles graciosos que resaltan algo muy obvio para hacer reír a quien lo lea. O bueno, al menos queremos pensar que lo hicieron con ese propósito. El cartel se encuentra cerca de unas vías férreas, y dice que luego de que pase un tren, llegará otro. Algo que no era difícil de imaginar, ya que ese es el trabajo de una estación de trenes.

Jamás lo habríamos pensado

Un letrero a su medida

Ese pequeño perro solo alcanza a morder los tobillos de las personas. Por eso, su amo ha recurrido a los carteles graciosos para advertirles a las personas lo que podría pasar. La verdad es que da risa encontrarse al perro al lado de un cartel que es más grande que él. Y que además, advierte a la gente del peligro que representa el animal para sus tobillos.

Un letrero a su medida

De acuerdo, no me accidentaré

Más allá de la risa que puede dar este tipo de carteles graciosos, hay que reconocer que generan pánico. En este caso, no por el anuncio en sí, sino por las circunstancias de la fotografía. Si estuvieras manejando y te encontraras este cartel con 2 tipos con aspecto de maleantes parados al lado, ¿qué harías? Nadie te juzgaría si salieras corriendo del lugar. Es más, creo que todo el mundo saldría corriendo.

De acuerdo, no me accidentaré

Que su esposa no lo vea

De todos los tipos de carteles graciosos que existen, este es uno de los mejores. Este hombre colocó un anuncio en su negocio para decirle a su público que se iba de viaje. Lo que da risa dentro del anuncio, es que él aclara que no se trata de un viaje de placer. Justamente al lado dice también que irá con su mujer. ¿Será que su esposa es el elemento que le resta placer a su viaje?

Que su esposa no lo vea

¿Y la ortografía para cuándo?

Este cartel es una muestra de lo importante que es la ortografía a la hora de escribirle al público. La persona que escribió este anuncio cometió 2 errores muy graves de ortografía en 2 líneas bastante cortas. Lo que no tiene precio, y realmente da risa, es la ironía de las personas para corregir el cartel. Le hicieron saber al que lo escribió, que lo hizo muy mal.

¿Y la ortografía para cuándo?

No se fía

Apuesto que la persona que escribió este cartel gracioso estaba cansada de dar mercancía a plazos. La nueva súper promoción de este negocio incluye una pregunta sobre productos fiados y un “NO” completamente gratis. No queremos pensar en lo mucho que tuvo que haber pasado esta persona para tener que escribir este anuncio. Algunas grandes pérdidas tuvo que haber sufrido para llegar a este punto de desesperación.

No se fía

Las metáforas

Comparar no siempre es bueno, pero, en este caso hay que reconocer que esta persona merece un premio. En la entrada de esta tienda de ropa colocaron un letrero que dice que tienen todas las tallas. Desde la talla Barbie (para los más delgados), hasta la talla Barney (para los más gorditos). Seguramente más de un gordito se molestó por esta broma. Pero hay que reconocer que es uno de los mejores carteles graciosos que nos podemos conseguir en una tienda.

Las metáforas

Se busca al culpable

Este tipo de carteles graciosos nos hace perder la fe en la humanidad. Por supuesto, da risa imaginarnos toda la situación. Alguien encerró a la señora de limpieza en el baño (queriendo o sin querer) y se llevó las llaves. Pero ¿habrá sido un accidente? Esperemos que el responsable de esto haya aparecido y que le haya pedido una muy buena disculpa a la señora de limpieza. Porque vaya que se la merece.

Se busca al culpable

Solo “OVNI’s”, por favor

Esta simple señal de tránsito se ha convertido en uno de los carteles graciosos más divertidos. Gracias a que algún bromista modificó un poco su contenido. El letrero pasó de decir “Parada de ómnibus” a decir “Parada de ovni”. Como si los extraterrestres estacionaran en plena calle. Estamos seguros de que más un peatón y más de un coche se tuvo que haber confundido con esta señal.

Solo “OVNI’s”, por favor

Al descubierto

La señora ladrona de plantas tuvo que haberse llevado un susto cuando vio esto en casa de sus víctimas. Parece que llevaba un buen rato robando macetas. Gracias a esto, los dueños del lugar publicaron un letrero que seguramente la mantendrá bien alejada del lugar. La señora había sido grabada en todas las oportunidades que cometía sus fechorías. Y para dejárselo en claro, los dueños le dijeron hasta como iba vestida.

Al descubierto

Los sobrevivientes

No sabemos qué tipo que actividades estarán haciendo los dueños de esta casa dentro de ella. Pero, lo que es completamente seguro, es que no quieren que nadie los moleste. Más allá de colocar un simple cartel de “Propiedad privada”, esta gente puso una amenaza de muerte. Las personas que entren sin permiso al lugar tendrán que atenerse a las consecuencias. Los que logren salir vivos, irán a juicio. ¿Qué opinas de esto? Es un poco extremo, ¿no?

Los sobrevivientes

¿Aviones cuadrados?

Esta es una señal de tránsito convertida en uno de los carteles graciosos más simples y divertidos. Se supone que el mensaje original de la señal era “No camiones”, pero al igual que le pasó al cartel del ómnibus, este ha sido ligeramente modificado. A simple vista da la impresión de que se han equivocado de dibujo o de mensaje. Ya que nada tiene que ver una cosa con la otra dentro de la señal.

¿Aviones cuadrados?

Timbre muy malo

Hay que reconocer que este letrero no estaría en nuestra lista de carteles graciosos de no ser por el dibujo que le hicieron al timbre. Es el conjunto lo que hace que la imagen te produzca una buena carcajada. Parece que en esta casa el timbre no funciona. Por lo que le colocaron un pequeño letrero que dice “Timbre malo”. Lo que no se esperaban es que algún gracioso le dibujara una cara de enojo al timbre, para que de verdad pareciera malo.

Timbre muy malo

Jamás lo hubiéramos pensado

Si hablamos de carteles graciosos que resalten las cosas más obvias, este se lleva el premio mayor. Esta librería colocó en el toldo de su entrada la célebre frase “Librería de libros”, como si eso no fuera más que obvio. Menos mal que quedó claro que era de libros. El otro día juraría que vi una librería de autos. Sin contar con que hoy vi una librería de carne. La gente que hizo este toldo, en definitiva merece un premio.

Jamás lo hubiéramos pensado

Agua sin alcohol

Este negocio de víveres colocó en su entrada uno de los carteles graciosos más extraños que hemos visto. El cartel dice que venden agua fría sin alcohol. Como si el agua por sí sola tuviera algún tipo de alcohol añadido. No sabemos que clase de agua han estado tomando los dueños de este local para hacer este cartel, pero lo cierto es que se les agradece que aclaren que el agua no tiene ningún tipo de bebida espirituosa incluida.

Agua sin alcohol

Con mi puerta no

Parece que esta persona ama tanto a su puerta que ha colocado un cartel exclusivamente para recordarle a la gente que lave sus manos después de ir al baño. No por higiene o para prevenir algún tipo de enfermedad, sino para que no le ensucien su puerta. Supongo que debe tratarse de una puerta muy especial para que le den este tipo de atenciones y cuidados. De cualquier manera, este letrero nos ha dado risa y entra en nuestra lista de carteles graciosos.

Con mi puerta no

Para que no pregunten más

Los dueños de esta tienda seguramente estaban hartos de que la gente les hiciera la misma pregunta. Tanto así, que decidieron darle una respuesta definitiva en su vidriera. “No sacamos fotocopias y no sé dónde hay”, fue lo que escribieron en un cartel que pegaron afuera del local. Para que a ninguna persona le queden dudas de que no prestan ese servicio, y de que no saben (o no quieren decir) en qué lugar sacan copias.

Para que no pregunten más

Dios te observa

Parece que robar plantas en la tendencia entre los ladrones de hoy en día. Una vez más vemos a una persona colocando carteles graciosos para evitar que los amigos de lo ajeno se lleven los arbustos que con tanto esfuerzo han cuidado. En esta ocasión la persona optó por usar la religión como arma, afirmando que Dios está mirando al ladrón. Como diciendo que justamente por eso, debería portarse bien.

Dios te observa

No lo sé Rick, parece falso

A veces, los carteles graciosos no serían realmente graciosos si no estuvieran en el ambiente correcto. En este caso, un simple letrero de “Salida de camiones” colocado en una puerta de madera bastante pequeña, es más que suficiente para que pensemos que esa puertita tiene una gran autoestima. Es más que obvio que por ahí no saldría más que una bicicleta, o un camión de juguete. Aun así, se aprecian las aspiraciones de nuestra estrecha amiga.

No lo sé Rick, parece falso

Él sabe lo que quiere

Después de ver este cartel es muy posible que pienses que esta persona no es el mejor jefe del mundo. Sin embargo, hay que reconocer que sabe lo que quiere y cómo puede conseguirlo. Él no necesita aun experto en la materia. Con que una persona le haga caso en todo lo que diga, es más que suficiente. ¿Te atreverías a trabajar con alguien así?

Él sabe lo que quiere

Un servicio especial

Este bar ha colocado en su pared uno de los mejores carteles graciosos de esta lista. Previniendo que las esposas de sus clientes llamen al local con más preguntas de lo normal, ofrecen un servicio premium que más de uno estaría dispuesto a usar. El bar colocó una serie de tarifas para cada posible respuesta. De esta forma ayudan a sus clientes y aprovechan la situación para generar más ingresos.

Un servicio especial

Una cita real

En la entrada de esta cafetería colocaron un cartel con la frase “3D Tinder”, sugiriendo que el lugar es ideal para conocer nuevas personas o hasta al amor de tu vida. La iniciativa nos ha parecido muy buena, sobre todo para aquellas personas que están empeñadas en conocer el amor a través de aplicaciones móviles. Este es uno de los carteles graciosos más tiernos que hemos visto.

Una cita real

Más que una venta, un regalo

Imagínate que estás tomando un tren de camino a casa y te encuentras con este cartel. Una mujer ya harta de su marido ha decidido venderlo a través de un anuncio bastante explícito. No solo vende a su marido, sino que también incluye todos los accesorios que te puedas imaginar. Desde el sofá hasta sus bebidas favoritas. La mejor parte es que la persona interesada puede pasar por él y pagarlo cuando quiera, y sin intereses. El único detalle es que la interesada debe estar muy segura de su compra, porque su esposa no lo quiere de vuelta.

Más que una venta, un regalo

Un consejo inútil

La persona que diseñó este cartel quiso ser muy educada. Si se fijan, amablemente ofrece su ayuda desde la boletería, pero, si no sabe leer el visitante ¿cómo se supone que entenderá de su cortesía? Por alguna razón el diseñador asume que un analfabeto entenderá su recomendación escrita. Casi se puede imaginar sonriendo frente a su ordenador diciendo “ahora sí la gente sabrá que estoy a la orden”. Tal vez hacer un diseño gráfico realmente ayudaría a todos los que no saben leer.

Un consejo inútil

Al menos no mienten

Cuánto entusiasmo e ingenio por el escritor de este cartel. Al menos el lugar está claro en su meta. Los asistentes a ese gimnasio no pueden aspirar a sentirse bellos luego de sus rutinas de ejercicios. Sin importar cuan agotadoras o efectivas sean, ellos sólo aseguran una cosa: perderás peso. Verse o sentirse bellos no viene incluido con la inscripción. Si su problema es de autoestima, es mejor que se aleje de ese lugar. Si solo quiere dejar de ser gordo, bienvenido.

Al menos no mienten

Qué miedo

No cabe duda que este cartel de inmediato capta la atención de toda persona que lo vea. El problema es que el sentido de urgencia por la lectura es por razones erróneas. Es que vamos esas dos palabras resaltadas podrían detener el tráfico. Claramente este es el trabajo de un aficionado. Luego de entrar en pánico con las letras grandes, acérquese un poco, sólo aniquilan insectos y roedores, aunque no lo parezca.

Qué miedo

¡Gracias a Dios!

Menos mal. Me preocupaba la salud de los pintores ¿usted se imagina el trabajo de mover su casa para un taller? El tipo de grúa necesaria que se necesita debe estar en planos todavía. Y teniendo el transporte, ¿Cuánto ocupa ese taller? Unos ligeros cambios en esta oración, cambian todo el sentido de la expresión. Por el momento, agradezco que esos pintores trabajan a domicilio. El contador debería decirles que en caso contrario este será un negocio poco rentable.

¡Gracias a Dios!

Una vacante poco convencional

Todos buscan gente trabajadora, ejecutivos, agentes de servicio, pero lo que en realidad quieren es clientes. Seguramente en este negocio anteriormente hubo un cartel por la búsqueda de empleados que era bastante leído. El dueño lo sustituyó. Las plazas están completas. Ahora vamos por los beneficios. Sin importar si usted tiene experiencia o no como cliente, este lugar es un buen prospecto. Despreocúpese, ellos no son muy exigentes y están desesperados por cubrir las vacantes.

Una vacante poco convencional

La peor reputación

El ejemplo debe venir del propio negocio, pero ya saben lo que dicen “En casa de herrero cuchillo de palo”. En este lugar prometen reparar cualquier cosa, solo se les olvidó mencionar en las letras pequeñas: “mientras no sea de ellos”. La peor reputación de este local es justo la que ellos mismos venden. No sé ustedes, pero, yo pensaría en buscar otro negocio para reparar mis cosas. No depositaría mi confianza en este sitio.

La peor reputación

Maestros principiantes

Siento que necesito un meme especial para este anuncio. El español al igual que cualquier otro IDIOMA es único. Solo existe la posibilidad de adaptarlo a diversas culturas y países, pero ¿cómo es posible hablar un idioma en otro idioma? Bueno parece que ellos tienen la solución. Si le apetece descifrar el misterio siga sus indicaciones y nos cuenta el resultado, eso sí no le garantizo que estará hablando español, después de todo el resultado debe ser un nuevo idioma.

Maestros principiantes

El nombre de la campaña

Parece que en este local se les ocurrió nombrar una campaña de publicidad como “venta nocturna” felicitaciones. El problema llega cuando las quieren el éxito se quiere llevar al día. Para cualquier cliente potencial el diseño suena confuso ¿por qué venderán durante el día sus “ventas nocturnas? La verdad es que no estamos seguros de sus intenciones, pero, explicar un poco mejor cuál es la oferta del día suena como una buena idea.

El nombre de la campaña

Un aviso innecesario

El que haga fuego y acampe en las profundidades de un lago mejor que lo grabe, se merece un premio. Eso sí, no este lago porque está prohibido de acuerdo a este cartel. Seguramente cambiando el punto de referencia de “lago” a montaña, sendero, o cualquier otro sitio en tierra se leerá mejor. Por ahora la prohibición no surte efecto porque ¿cuántas personas podrían hacer una fogata en el fondo de un lago?

Un aviso innecesario

Al menos lo intentaron

Leer las equivocaciones algunas veces causa un poco de gracia y aún más cómico cuando no se trata de un error sino una mezcla de errores convirtiendo la expresión en un horror. Eran solo 3 palabras que se convirtieron en cuatro y la única que se salva de ser un error es “Se”. Qué tanto español hablan las personas de este lugar, es un incierto. Si aplicaron todos sus conocimientos con este cartel la verdad no es mucho.

Al menos lo intentaron

Protectores extremos

Somos protectores de los animales y conocemos los efectos negativos que tiene el cigarrillo para el mundo, sin embargo, colocar un cartel para evitarlos hablando de las cucarachas no suena como un incentivo para el ciudadano común. Hemos visto amantes de los tigres, pájaros, serpientes, perros y hasta ratas no obstante es primera vez que vemos un cartel del club de fans de las cucarachas. Esto parece sacado de la película “La historia de una abeja”.

Protectores extremos

La honestidad ante todo

Ellos están claros en su negocio. Sus tacos no solo es que pudieran ser regulares, desde su cartel ya sabes que no serán buenos. Si tu objetivo es llenar el estómago sin importar disfrutar del platillo que lo alimenta, “Tacos el Chimpa” tiene una mesa reservada para ti. Es bueno ser honestos y no llenar al cliente con expectativas irreales pero este extremo es increíble. Casi queremos investigar cuántos clientes visitan este negocio.

La honestidad ante todo

Si no vuelan olvídelo

Quien sabe la cantidad de palomos que llevan a este local y tienen alas, pero no pueden volar (tal vez alguien trató con el protagonista de “Espías a escondidas”) lo cierto es que deben ser muchos los casos, al punto de colocar un aviso que descarta claramente las palomas que no vuelan. Siéntase libre de llevar sus palomos, el dueño está dispuesto a comprar sus animalitos, solo debe verificar con anterioridad que pueden alzar vuelo.

Si no vuelan olvídelo

Si no son para los pies olvídelo

Este es el único local donde los empleados además de preguntarle por su talla y modelo deseado, necesitan estar seguros de que usted compra zapatos para los pies. En caso contrario, debe dirigirse a otra tienda. Aquí no se le venderá ningún calzado. Las posibilidades de uso para los zapatos nunca me resultaron tan interesantes. Luego de leer este cartel sigo me quedé reflexionando ¿cuántas opciones se te ocurren? Por favor, comparte tu opinión en los comentarios.

Si no son para los pies olvídelo

¿De verdad?

Justo el sitio que estaba buscando. En el local de al lado las copias que entregan no son idénticas ¿les suena familiar una conversación así? Tal vez hay fotocopiadoras que pueden modificar las imágenes, en estos tiempos todo es posible. Afortunadamente en este local las fotocopias son idénticas, apresúrate a visitarlos. Para ellos la obviedad de la palabra “Fotocopia” no es suficiente. Hizo falta una explicación. ¡Gracias por su amabilidad! Ahora sí les creemos.

¿De verdad?

El frutero cansado

Hay muchos tenderos en las fruterías de todas partes que se aburren y se aburren de decirles a los clientes que no está permitido tocar la fruta y la verdura sin guantes, por motivos obvios de higiene. Hay quien se lo toma peor y luego este señor, que tirando de mucho humor y creatividad no solo es capaz de decirles a sus clientes lo que no deben hacer, ¡sino que se permite ponerle esa carita a la piedra!

El frutero cansado

La universidad de los cerveceros

En esto de nombrar bares hay infinidad de alternativas: se pueden llamar con el dueño, se pueden llamar como su especialidad en productos y luego están las opciones que más nos gustan aquí: las creativas. “Venga a nuestro bar y sáquese un título” debió pensar este dueño a la hora de nombrar su establecimiento. Desde luego que a una universidad de este estilo jamás le podrán faltar alumnos aplicados.

La universidad de los cerveceros

La mayor obra de Miguel Ángel

Aquí tenemos a otro bar que tira de mucho humor y referencias artísticas a la hora de ponerle nombre a su local. Debía pensar que con la calidad de su comida no era suficiente, así que tiró de ingenio. Lo mismo te puedes quedar sorprendido por la decoración renacentista del techo que saborear una buena ración de la mejor calidad. No dudamos de que amantes del arte y la comida estarán entre sus comensales.

La mayor obra de Miguel Ángel

El que avisa no es traidor

Todos sabemos que los niños en un local pueden ser un problema. Se ponen a correr, a gritar, pueden pelearse entre ellos… ¡una pesadilla! Pero la culpa muchas veces es de los padres, que no los vigilan. ¿La solución? Una vez más, tirar de humor y de sanas amenazas. De esta forma los padres quedan prevenidos de que tienen que echar más de un ojo y de dos al comportamiento de sus pequeños. Avisados quedan.

El que avisa no es traidor

Velocidad razonable

A todo el mundo le saca de quicio encontrar a un conductor que va muy despacio en una zona donde se puede ser un poco generoso con el acelerador. Empezamos a pitar y a gritar a los cuatro vientos. En lugar de ponerse una señal de conductor nobel, este usuario decidió tirar una vez más del ingenio que tanto nos gusta aquí. De esta forma, en lugar de llevarse los pitidos de sus compañeros conductores, encontraría comprensión.

Velocidad razonable

Despacito, señor conductor

Acostumbrados a que la gente vaya a velocidad máxima con sus vehículos, “El Soriano” tomó cartas en el asunto, dejando claro la prioridad absoluta: los niños. Y es que las pobres criaturas no sobran en ningún sitio, tanto derecho tienen ellos a jugar en la calle como el que más. Así que avisados quedan los inconscientes que circulan en sus coches con este gracioso cartel: ¡maneje despacio!

Despacito, señor conductor
Despacito, señor conductor

Compramos lo que no necesitas

Nada como convertir una ocasión amarga en una oportunidad monetaria, y para ello está Cash Converters en primera línea de fuego con este fantástico cartel. ¿Joyitas, obsequios y caprichos por parte de una expareja traicionera? Saca un dinerito con todas ellas, y además te quitas de encima unos recordatorios innecesarios de una persona tóxica. ¡Es matar dos pájaros en un sólo tiro!

Compramos lo que no necesitas

¿Sacarán punta a lo que tiene punta?

En un giro de eventos digno de una película de Hollywood, el siguiente cartel nos ofrece algo que ningún otro servicio ha hecho jamás: afilar cosas afiladas. ¿Su cuchillo corta de maravilla? ¡Tráigalo! Por otro lado, no se moleste en traer cubertería mellada y sin filo, eso aquí no sirve, porque no está afilado. Inspira mucha confianza, además, que digan que es un trabajo…”garantido”.

¿Sacarán punta a lo que tiene punta?

Nombres que imponen

A veces un cartel se puede convertir en un desafío personal para aquel que los lee. Y es que nadie disputa que sea un nombre original para un puente, pero vaya si no lanza un mensaje amenazante al mismo tiempo. Nadie podría culpar a un conductor de dar media vuelta e ir en la otra dirección después de encontrarse con semejante cartel. Y es que hay puentes que no se andan con chiquitas.

Nombres que imponen

Las cosas claras

Muchas veces hay carteles que no dan la información suficiente para que las personas puedan entender qué se ofrece. No es el caso siguiente, en donde el dueño de la tienda quiere que la gente sepa que su hielo es, en efecto, un cubito de agua muy muy fría, y que su café no es moco de pavo para los paladares más sensibles. El que esperaba encontrar hielo calentito y café frío sólo puede decepcionarse consigo mismo.

Las cosas claras

Consejos para la vida

Nada como el cartel de un bar para recordarnos trucos útiles a fin de tener una vida larga y duradera. Y es que cualquiera de nosotros puede correr el riesgo de ser secuestrados en algún punto de nuestras vidas. ¿La solución que se nos ofrece aquí? Comer, comer bien, comer rico y comer mucho. ¡Pasa adentro a por torta, cuídate de secuestros!

Consejos para la vida

Las cosas claras (de nuevo)

Otro dueño que aprendió que la gente quiere captar el mensaje sobre la marcha, para que no haya ningún tipo de error ni se compren cosas que no son. Nada de tonterías con panaderías que venden rosquetes, chucherías, refrescos y ensaladillas caseras y pan hecho de algo que no sea pan. Esto es una panadería de pan. Aquí se vende pan hecho de pan. Claro que sí.

Las cosas claras (de nuevo)

Libertad, divino tesoro

Muchos animales son más inteligentes de lo que nosotros pensamos que son. Y es el caso de los perros, grandes genios capaces de maquetar cualquier plan y de proponer acertijos imposibles. El dueño del siguiente cartel es consciente de ello, y a fin de que ningún viandante sea engatusado y les abra la puerta hacia su libertad, nos deja este gracioso cartel para la posteridad.

Libertad, divino tesoro

¡Oferta irrechazable!

Hay oficios que tienen algunos riesgos. Por ejemplo, si eres camarero te puedes manchar la ropa con lo que te caiga de algún plato. En el mundo de las reformas a domicilio a veces enseñamos más de lo que deberíamos. Ante esta usual estampa, aquí este emprendedor encontró una oportunidad. No solo su servicio es de los mejores de la ciudad, ¡además sus “encantos” no distorsionan las casas de los clientes!

¡Oferta irrechazable!

Simple mercadotecnia

Este restaurante ha usado la magia de los carteles graciosos para atraer a más clientes a probar su comida. En este caso, el letrero ofrece un plato largo del día, el arroz. Ahora bien, el detalle es que lo largo no será el plato en sí, sino el rango de letras que abarca el nombre del platillo. Puede que no sea el mejor chiste del mundo, pero sin duda es un muy buen método para romper el hielo con todos sus clientes y generar más simpatía.

Simple mercadotecnia

Prohibido ensuciar

Por si a alguna persona no le quedaba claro que no estaba permitido ensuciar las instalaciones, este local ha colocado un cartel que no deja lugar a dudas. Puede que al principio el anuncio parezca un regaño de mal gusto. Pero una vez que lo analizas bien, da mucha risa la forma de pedir que se mantenga el orden dentro del local. Al final de cuentas, si no van a limpiar, al menos que no ensucien.

Prohibido ensuciar

Ni por un segundo

Es normal que algunos conductores no respeten las señales de tránsito más simples. Pero las personas que viven aquí fueron extremadamente explícitas con este anuncio. Cualquier podría jurar que han pasado algunas molestias con conductores estacionando cerca de su casa. Principalmente con aquellos que ponen la excusa de que harán algo “súper rápido” y que regresarán en un segundo. Seguramente con este cartel, todo cambió.

Ni por un segundo

Esperemos que laven bien

En este autolavado están muy conscientes de lo que hacen bien y de lo que hacen mal. Por eso, aunque escribieron el siguiente letrero con los errores ortográficos que les dio la gana, aclaran que su trabajo lo hacen de maravilla. El único punto a considerar es que para comprobar si esto es real debes confiarles tu auto, y si lo lavan tan mal como escriben, ya no podrás hacer nada.

Esperemos que laven bien